domingo, 4 de noviembre de 2012

Sábados sin glamour

Lo admito: no soporto que no estés,
me había acostumbrado a tus caricias,
ese modo de despertarme con halagos,
con un café, con unos churros,
de animarme a salir a comprar al mercado
y hacerme luego unos guisos espectaculares.

Lo confieso: los sábados sin ti
han perdido todo su glamour.

---------

27 de octubre de 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada